El pasado 21 de noviembre estuvimos de visita en el estudio de postproducción RedLab viendo el proceso de etalonaje de un cortometraje. Entre cuatro paredes negras, a la luz de un par de monitores bien calibrados, nuestro anfitrión, Bienvenido Valdivia, nos enseñó cómo recibe el material de las otras fases de la postproducción y cómo unifica el color de las distintas secuencias y termina de dar el look definitivo de la película con el software Assimilate Scrath. Y lista para ser proyectada, emitida o subida a la web. Parece magia.